Comprar un inmueble es una inversión de mucho dinero y probablemente sea la mayor inversión que hagas. Pero ¡que no cunda el pánico! Si contratas una hipoteca, podrás adquirir la ayuda económica necesaria para obtener la vivienda o el local que desees. No obstante, debes tener en cuenta un gran número de aspectos para asegurarte de que esa hipoteca se adecúa a tus circunstancias. Una herramienta es hacerlo a través un comparador de hipotecas.

Antes de contratar una hipoteca, deberás reflexionar tanto sobre tu situación financiera como sobre las características de las diferentes hipotecas que se te pueden presentar. Solo así podrás elegir la opción más adecuada.

Requisitos y tu situación financiera

En primer lugar, tienes que comprobar que cumples con los requisitos necesarios. Entre estos requisitos se encuentra el tener entre 18 y 75 años. Asimismo, tendrás que presentar documentación, como el DNI, el NIF, la vida laboral, las últimas nóminas, la declaración de la renta, etc. Toda esta documentación servirá para que la entidad determine si eres o no un cliente de riesgo y cuáles serán las condiciones de tu hipoteca. De igual modo, la ayuda de este simulador de hipotecas online puede resultarte verdaderamente útil.

A continuación, te explicamos los conceptos que la entidad tendrá en cuenta a la hora de que accedas a una hipoteca:

Ingresos

Contar con una fuente estable de ingresos es algo prácticamente indispensable. Como consecuencia, es mucho más probable que obtengas una hipoteca si tienes un contrato laboral indefinido y no uno temporal. También cabe señalar que la cuota mensual de la hipoteca no debe superar el 40 o 50 % de tus ingresos mensuales. De esta manera, la entidad bancaria se cerciorará de que puedes cumplir con tus obligaciones.

Deudas

Como se ha mencionado anteriormente, la entidad prestamista espera que no tengas problema alguno para pagar la cuota. Por ello, a la hora de contratar una hipoteca es imprescindible no contar con deudas previas y/o impagos. En otras palabras, no podrás acceder a una hipoteca, por ejemplo, si te encuentras en el listado de morosos del ASNEF.

Dinero ahorrado

No se debe pedir a un banco más del 80 % de la tasación del inmueble. Esto significa que deberás tener ahorrado el 20 % del precio del mismo para poder hacer frente al pago.

Características de la hipoteca

Cada hipoteca tiene unas características y condiciones distintas. El dinero que debes pagar al banco, aparte del resto de gastos que conlleva un préstamo, dependerá del tipo de hipoteca que elijas.

Estos son los aspectos que debes tener en cuenta:

Tipo de interés

El tipo de interés es la proporción de la cantidad de dinero que se te ha prestado que debes pagar como retribución. Los intereses pueden ser fijos, variables o mixtos.

  • Fijos: este tipo de interés se mantiene constante durante toda la duración del préstamo, independientemente de la tasa de interés actual del mercado.
  • Variables: este tipo de interés está sometido a cambios en la tasa de interés, lo que significa una ventaja en las bajadas, pero un inconveniente en las subidas.
  • Mixtos: en este tipo de interés, la tasa es fija los primeros años y, posteriormente, es variable hasta su terminación.

Gastos y comisiones

Casi todos los contratos bancarios están sujetos a gastos y comisiones. Sin embargo, es posible negociarlos en algunos casos para mejorar las condiciones.

En definitiva, contratar una hipoteca es una decisión que debe tomarse con mucha cautela. Conocer bien tu situación financiera, además de las características de las diferentes hipotecas que se te ofrezcan, puede marcar la diferencia. No lo dudes: sé precavido. No dudes en utilizar un comparador de hipotecas, ¡seguro que no te equivocarás! ¿Y cómo es la casa de tus sueños?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí